¿Por qué elegir Málaga?

Málaga goza de un clima privilegiado, soleado la mayor parte del año. Gracias a su situación en la costa, la capital y otros pueblos casi nunca alcanzan temperaturas sofocantes.
A lo largo de toda la provincia encontrarás playas para todos los gustos: pequeñas calas, playas familiares, de arena, de “chinos” (pequeñas piedras o “cantos rodados”), pero también localidades de interior cargadas de historia: Ronda, Antequera, Frigiliana, etc., y, por supuesto, sierras preciosas salpicadas de pintorescos pueblos y paisajes excepcionales.

A todo ello hay que añadir la intensa actividad cultural de la capital, con una oferta que ronda los 30 museos, entre los que destacan el Pompidou, el Picasso, el Ruso o el Thyssen, y multitud de actos literarios, musicales, teatrales, etc. El ocio, además, no falta, y su oferta de bares y eventos, desde la Feria de agosto a la Semana Santa, no descansa.
Como en el resto de Andalucía, no te puedes perder la gastronomía de Málaga, que cuenta con varios platos típicos y, por su puesto, con su famoso “pescaíto frito”.
Por eso, Málaga es ideal para visitar en cualquier época del año y, cómo no, para estudiar español. De ese modo, descubrirás la famosa hospitalidad de su gente.